Chat with us, powered by LiveChat

En estos últimos años hemos observado como una gran cantidad de preguntas del tipo: ¿por qué hay tantas alergias ahora?, ¿por qué me he hecho alérgico si antes no lo era? ¿por qué hay tantos alérgicos ahora?

La respuesta, aunque pueda parecer sencilla, no lo es. Esto sigue en estudio y con muchas hipótesis todavía.

Todas las personas, desde que nacemos hasta que nos morimos, estamos expuestos a la calle, al medio ambiente que nos toca vivir, y de nuestra capacidad de respuesta inmunológica dependerá nuestra salud y también las enfermedades que tengamos. El sistema inmunológico es el que vigila que todo funcione bien en nuestro organismo, como las fuerzas de seguridad, nuestro ejército-policía, el que controla nuestra aduana, permitiendo el paso de las sustancias beneficiosas y evitando la de agentes nocivos que nos perjudican como los virus y las bacterias.

En la alergia ocurre una “reacción ” frente a “cosas”, alérgenos, con las que estamos en contacto de forma habitual como el polvo, plantas, animales, alimentos, fármacos y que no tendrían por qué alterar nuestro sistema inmunológico, se producen así reacciones inflamatorias que originan los síntomas típicos de la alergia.

Estos síntomas van a depender de cuál haya sido la sustancia responsable.

Pero… ¿por qué se produce esta alergia? Realmente no existe una causa única, probablemente sea debido a una fusión entre factores genéticos y ambientales que, además, han de ocurrir en un momento determinado de la vida de esa persona.

Así tenemos por un lado los factores genéticos, con los que nacemos heredados de nuestros antepasados. No existe un solo gen implicado, sino varios, esto hace que los hijos de padres alérgicos tengan más probabilidad de tener alergia, pero no todos tienen porque llegar a desarrollarla, algunos serán alérgicos y otros no.

Además tenemos que tener en cuenta los factores ambientales como la exposición a infecciones, la higiene, los animales, el contacto…

Todo puede generar alergia. ¡Hazte la prueba!