Chat with us, powered by LiveChat

Cada día aumenta en números la población que sufre de alergias e intolerancia alimentaria. Esto se debe a los malos hábitos alimenticios y el estilo de vida moderna, cada vez más estresante. Es un fenómeno que ha generado sensibilidad y reacciones hacia ciertos alimentos, así como a agentes externos.

Antes de profundizar en las pruebas de alergia o allergy test, veamos las diferencias entre alergia e intolerancia.

Diferencias entre alergia e intolerancia

Lo que se llama alergia alimentaria es una especie de intolerancia particular a un alimento, más bien a una proteína . Esto se debe a que cuando somos alérgicos a un alimento se activa el sistema inmunológico, generando anticuerpo y la segregación de una hormona llamada histamina. Esta provoca ciertos síntomas como rinitis, tos, erupciones de la piel y problemas respiratorios. Una reacción alérgica a un alimento puede poner en peligro la vida de la persona si esta es muy fuerte.

En cambio, la intolerancia afecta al metabolismo, no al sistema inmunológico como en la alergia. Los síntomas, por lo tanto, son muy diferentes como dolor de cabeza, molestias estomacales, diarrea, fatiga, entre otros. La intolerancia no suele poner en riesgo la vida del paciente.

Importancia de las pruebas de alergia e intolerancia

La alergia se da por un factor hereditario, la mayoría de las veces, y puede ser detectada desde la infancia con pruebas de alergia cutáneas o sanguíneas. Por lo general, el problema puede ser controlado con la medicación correcta gracias a los resultados de las pruebas de la alergia.

Hasta ahora solo se pueden hacer pruebas por intolerancia al gluten y lactosa que tienen un protocolo específico. Aunque las personas suelen ser intolerantes no al alimento en sí, sino a los químicos que componen ese alimento. Para ello también existe la prueba del cabello que es fácil y efectiva, donde se detectan reacciones a más de 600 químicos en los alimentos.

La importancia de hacerse estos tests radica en que el problema puede ser solucionado fácilmente al detectar a qué alimento o sustancia química se tiene sensibilidad.