Chat with us, powered by LiveChat

En todos los periodos y estaciones hay alguna alergia pero siempre el verano suelen asociarlo de manera última a las alergias. Siempre se vincula al otoño o a la primavera pero en verano también hay alergias.

Hay algunos tipos de alergias que en la estación de verano que también se presentan con regularidad debido a la alimentación, los ácaros de polvo en las viviendas de vacaciones y a las actividades que se realizan al aire libre, que aumentan la exposición al sol y a los insectos.

Los expertos

“Durante el verano los cuadros se dan más frecuentemente por alergia a las picaduras de insectos, por exposición al sol (reacciones en la piel), por la acción de ciertos alimentos (alergia alimentaria) y por contacto con el polen, los ácaros y otros agentes sensibilizantes como puede ser el cloro”, detalla Ricardo Darío Zwiener, médico del Hospital Universitario Austral (HUA), quien además explica cuáles son los cuadros más frecuentes, especificando los niveles de gravedad y las precauciones que debemos tomar para prevenirlos.

Las reacciones en piel generadas por el sol se producen habitualmente por el no usar de protector solar, o por la exposición entre las 11h y las 16h. Aparecen cuadros de urticaria por vasodilatación y eccemas que suelen empeorar si hay exceso de transpiración.

Las alergias alimentarias se producen cuando el sistema inmune responde a un determinado alimento en una persona que previamente está sensibilizada.

Los casos aumentan a consecuencias de descuidos: “Es muy importante leer detenidamente los ingredientes de los alimentos que se ingieren, especialmente leche, frutos secos (almendras, maní, avellanas) en helados y frutas como melón y kiwi en los postres, sobre todo en personas alérgicas al látex. También hay que prestar atención a la presencia de mariscos o pescados en pastas o ensaladas”, detalló el experto.

En tanto que por lo que hace el polen, los ácaros y otros alérgenos pueden desarrollarse rinoconjuntivitis alérgica y asma. Zwiener enumeró entre los síntomas posibles a la “congestión nasal con estornudos frecuentes y abundante mucosidad acuosa (rinorrea), lagrimeo y picazón de ojos”. Además, se puede desencadenar una crisis de asma con presencia de falta de aire, opresión y silbidos en el pecho.

Por otra parte, también los insectos son responsables de producir reacciones alérgicas más severas por picaduras son las abejas, avispas y hormigas coloradas, que integran el grupo de los himenópteros. En ciertas ocasiones pueden generar también una reacción alérgica generalizada, severa y potencialmente fatal conocida como anafilaxia.

Si eso ocurre se involucran distintos órganos, aparecen ronchas en todo el cuerpo, se hincha la cara, se presenta el edema de glotis y hay nauseas, vómitos, convulsiones, falta de aire, e inclusive shock con presión arterial baja y pérdida de conciencia. Estos cuadros, por supuesto, representan una emergencia médica y hay que hacerse las pruebas.