Chat with us, powered by LiveChat

Los latinos comemos queso casi todos los días, pues existe una gran variedad: desde el mozzarella, hasta el Brie y el queso suizo. A pesar de esto, no todas las personas pueden consumir este alimento, pues posee un alto contenido de sodio, de grasa y lactosa, componentes que pueden afectar al organismo de personas que padezcan alguna condición médica que las obligue a reducir o a suprimir el consumo de cualquiera de estos. Por esta razón, hoy en Prueba de Alergias compartiremos contigo alternativas al consumo de queso de origen animal en tu dieta.

¿Qué es el queso?

Es un producto que se obtiene de la coagulación de la leche, con la eliminación de una gran parte del suero. Se pueden producir generalmente de cualquier animal rumiante, pero especialmente de la leche de vaca, cabra, oveja, camello o búfala. Para que pueda darse la elaboración del queso, sobre la leche actúan bacterias que transforman los hidratos de carbono (lactosa) en ácido láctico y el cuajo, que es el que hace cuajar a la leche.

¿Cuáles son los beneficios del queso?

Los quesos son de un alto nivel nutricional, pues aporta una gran cantidad de nutrientes necesarios. Por ejemplo: proteínas, calcio, selenio, vitamina A, vitamina K y vitaminas del complejo B. Actualmente existen 2000 mil variedades de queso en el mundo y cada uno de ellos presenta características particulares y forma parte importante en la dieta de muchas culturas.

  1. Nos proporcionan mucha energía, grasas saludables y proteínas.
  2. Aportan una gran cantidad de bacterias que protegen la flora intestinal, eviten el estreñimiento.
  3. Están libres de tóxicos, virus, bacterias y toxinas contenidos en los lácteos y generados por los antibióticos, pesticidas y desinfectantes asimilados por las reses en el proceso de producción industrial.
  4. En los quesos veganos, en especial los crudiveganos, todo son ventajas. No solo están menos procesados y son más naturales que los quesos lácteos, sino que son muy completos.
  5. Los ingredientes usados como base de los quesos los convierten en una gran fuente de calcio y otros minerales y oligoelementos. Además son ricos en vitaminas como la E, la provitamina A, las del complejo B y la C.

¿Cuáles son los efectos negativos de consumir queso?

Un gran número de personas está preocupado por el alto contenido de sodio y grasa saturada de algunos quesos y buscan una opción en los sustitutos que cubren esta necesidad, junto con el queso desnatado. También el consumir grandes cantidades que queso favorecen la aparición de cálculos renales.

¿Por cuáles condiciones médicas debemos evitar el consumo de queso?

Por su alto contenido en sodio, no es recomendable que personas con hipertensión arterial lo consuman en grandes cantidades. Su grasa es altamente saturada por lo cual no es saludable para personas que tengan alguna enfermedad cardiovascular. Del mismo modo, las personas con síndrome metabólico, colon irritable o intolerancia a la lactosa presentarán problemas para ingerir este producto.

¿Qué alternativas alimenticias existen para las personas que no pueden comer queso?

Las personas que no pueden consumir queso de origen animal, pueden optar por comer quesos hechos de soja, arroz, almendras y otros tipos de nueces, y levadura nutricional. Los quesos hechos con leche de almendras contienen poco sodio, se funden bien y a menudo se comportan de forma similar a los quesos regulares. No tienen textura gomosa cuando se cocinan, y se extiende de forma suave cuando se calientan. La mayoría también tienen bajos niveles de azúcar. Tampoco se hacen con cuajo, una enzima producida en el estómago de las vacas, así que los vegetarianos estrictos, o veganos, pueden disfrutarlos sin remordimientos. Algunos sustitutos del queso se hacen con “leche” obtenida a partir de almendras.

Estos productos sabrosos y dulces son un buen suplente del queso para quienes siguen una dieta vegetariana, pues no contienen ningún ingrediente de origen animal. Sin embargo, hay que tener cuidado ya que las almendras son relativamente altas en grasa. Consumir grandes cantidades de queso de almendras puede proporcionar tantas calorías como el queso regular.

Recetas de comida libres de queso:

A continuación compartiremos contigo algunas recetas que puedes preparar muy fácilmente en casa y que son libres de queso.

Pizza con coliflor: Para esta receta, te recomendamos utilizar los siguientes ingredientes para la elaboración de este delicioso plato: la mitad de un coliflor mediano (250 gr de coliflor), 1 huevo, ½ cucharadita de orégano, 100 gr de queso de almendra, sal y pimienta.

Preparación: primero precalentamos el horno a 160 grados. Cortamos la coliflor en pedacitos. Lo trituramos en una picadora, por estar seca, obtendremos harina de coliflor. Ahora en un recipiente apto para calentar en microondas ponemos nuestra harina de coliflor y la tapamos. Lo calentamos por 4 minutos y lo dejamos 4 reposando dentro del microondas. Sacamos la harina de coliflor y dejamos que se enfríe. Tras media hora, colocamos la harina de coliflor en un paño de cocina, luego se hace una forma como de paquete y se retuerce el paño con la harina en su interior para que se escurra el agua para que la pizza sea crujiente. Una vez escurrida el agua añadimos en un recipiente la harina de coliflor, el huevo, el orégano y un poquito de sal. Batir todo hasta que logremos una mezcla homogénea. Haz una bola con esta masa y con ayuda de un rodillo o un plato de cocina la aplastas hasta darle una forma redonda y fina. Ahora introducimos la base de pizza con harina de coliflor en el horno durante 9 minutos. Luego, sacamos la base y la cubrimos de salsa, queso de almendra y agregamos cualquier cobertura que deseemos (como maíz, pimientos, cebolla y champiñones) y la metemos otros 5 minutos más en el horno.

El queso es una comida muy deliciosa, sin embargo, puede hacerle mucho daño a nuestro organismo, sobre todo si padecemos una enfermedad o intolerancia a la lactosa en el mercado. Afortunadamente, cada vez surgen más alternativas de origen vegetal para reemplazar el queso de origen animal en nuestras dietas, las cuales nos ayudarán a reducir el consumo de grasa y sodio. Si necesitas más ayuda con respecto a este tema, no nos dudes en contactarnos y con gusto aclararemos tus dudas.